inicio juegos vida deportes enlaces

Soportes Juegos y recreación De Interés

martes, 10 de enero de 2012

Técnica especial para la Enseñanza y Dirección de Juegos

TÉCNICA ESPECIAL PARA LA ENSEÑANZA Y DIRECCIÓN DE JUEGOS

Extraído del libro "RECREACIÓN Fundamentos, didáctica y recursos" de Juan Carlos Cutrera - Editorial Stadium 1997 (con autorización)

Según el juego puede fijarse una serie de normas. En este caso tomaremos como juego-tipo el clásico sistema de relevos, juegos comunes en los patios, en el gimnasio o en las aulas, en los que cada uno de los integrantes del equipo sustituye a su antecesor en el desarrollo de la acción reglamentaria propuesta hasta que todos concluyan. Para esto sugerimos los siguientes pasos

1) Presentación (motivación): Motivar al grupo mediante una cortés invitación para que participe haciendo algún comentario relativo al tema. También es importante nombrar la actividad ( el nombre del juego)

2) Ubicación (formación): Constituir los bandos o equipos y ubicarlos debidamente formados en el lugar del comienzo del juego.

3) Explicación: Debe ser clara y lo más sintética posible. Al formular mentalmente la esquematización de un juego, debemos colocar en primer lugar el objetivo mismo de la acción: concretamente, explicar cómo se gana el juego, cómo se obtienen los puntos Y cómo concluye la actividad. A partir de ahi, explicar cómo se desarrolla el juego y cuáles son sus reglas (Ejemplo este juego consiste en tratar de ser el equipo que corra más rápidamente esta distancia, en ida y vuelta, reemplazándose sucesivamente unos a otros hasta que todos corrieron. El equipo que gana es el que completa primero la carrera. Se puede correr libremente, pero no se puede (aquí se dice cuáles son las reglas)

4) Demostración: siempre que sea posible es conveniente ratificar lo
que se explicó mediante una demostración a cargo de un participante, haciendo que se detenga en los puntos dificultosos del juego para que todos capten bien cuál es la dificultad. Eventualmente -la demostración podría ser realizada por el propio profesor.

5) Pregunta: ¿Alguien tiene dudas?: esta pregunta es fundamental para nuestra tranquilidad y para el buen desarrollo futuro del juego. Nunca debemos omitirla. Recordando lo que dijimos al referirnos a la constitución psicológica de los grupos humanos, no podremos desconocer que existen niños, jóvenes y adultos tímidos que, además de no haber comprendido la explicación, prefieren no ponerse en evidencia, quedándose con la duda. Esto complica el juego más tarde. Por ello, una vez formulada dicha pregunta, respondamos a todos, reiterando en voz alta bien fuerte, la duda planteada. Jamás respondamos solamente a quien hace la pregunta. Por (lo general, un "caradura")

6) Señal concreta de comienzo: despues de un breve suspenso y luego de habernos asegurado de que todo está en orden formularemos una señal bien clara que evite cualquier clase de dudas.

7) Control, participación, aliento, entusiasmo: cuestiones muy importantes para el éxito de la dirección de juegos Una vez iniciada la actividad debemos unir a nuestra tarea de jueces (cordialísimamente severos y severísimamente cordiales.... jueces necesarios, precisamente para la lógica administración de la JUSTICIA que todo juego requiere, el aliento a los participantes, voces de estimulo y ayuda y nuestro entusiasmo delirante. ¡Nosotros debemos divertirnos mucho! Esto contagiará al grupo en su dinámica. La actitud contraria (lamentablemente observada muchas veces...) deprime a los competidores y les hace perder todo interés en el juego

8) Concreción del final: una objetiva y clara señalización de quien gana (a través de un destacado gesto de nuestra parte) indicará la conclusión del juego en su fase competitiva ¡Pero no de la actividad en si! Precisamente, en cierto tipo de juegos -principalmente en los de relevo- es fundamental que todos lleguen a participar. Si procediésemos a detener todo el mecanismo de actividad cuando el primero de los equipos concluye, alguien (...o algunos..) quedarían sin participar. Es importante señalar la culminación de cada uno de los equipos e instar vivamente a que el resto continúe, estimulando en forma especial a los más lentos y atrasados.

9) "Premio" a los ganadores: el ansia de reconocimiento forma parte de las necesidades humanas que la ciencia ha investigado Y que, junto con las de correspondencia, de nueva experiencia y de seguridad, más las de desarrollo en los campos ético y estético, estimulan
permanentemente al ser actor. Ser reconocido significa alentar, a través de la aprobación de terceros, nuestra satisfacción por una acción positiva. Mostrar un cuadro, exhibir una virtud, exponer una aptitud deportiva,,, ¡ganar un juego!, necesita finalmente ser retribuido con un reconocimiento. De aquí el "premio" al ganador, que alcance a destacar el mérito en forma simple, nunca material. Esto último trastrocaría la esencia del juego.
Un breve batir de palmas, un aplauso especial ("de uñas", "mudo", "cruzado", "del indio", etc), "enfoque" a los ganadores (todos ponen sus manos sobre las cabezas simulando reflectores dirigidos hacia aquéllos). "puñados de felicitaciones" y muchas variantes ingeniosas al alcance de cualquiera...¡O que los Perdedores lleven "a babuchas" a los vencedores! Todo, lo repetimos,
dentro de la cordialidad y del inevitable afecto que debe imperar en el mundo del JUEGO POR
EL JUEGO MISMO

10) Complementariamente... recordamos que el éxito de las actividades recreativas que proponemos, depende casi en su totalidad de nuestra actitud, de nuestra técnica y de nuestra habilidad para darnos cuenta cuando -en algún momento- las cosas no andan bien. Por ello se ha generalizado mucho aquella frase que dice "Mate el juego antes que éste muera". Debemos concluir rápidamente un juego (lógicamente, poniendo un motivo válido para ello) cuando observemos que no es satisfactorio. De no ser así, al decaer el entusiasmo del grupo, ese juego morirá, siendo necesario eliminar totalmente esa futura posibilidad en sus participantes. En esto tiene mucho que ver nuestra tarea selectiva para la debida adecuación de los juegos a los grupos que orientamos

j) UN RESUMEN SUGERENTE PARA LA ACCION DEL EDUCADOR
Recordemos aquí la necesidad de que nuestra tarea docente, al actuar con el aderezo de la recreación, se oriente fundamentalmente hacia los aspectos formativos que nuestra misión cabalmente requiere. Es importante destacar que NO ESTAMOS para divertir o entretener a nadie. Para este asunto, que es necesario pero superfluo, existen los especialistas del espectáculo. Quien es EDUCADOR procurará que todas sus propuestas incluyan aspectos que más adelante o ahora redunden en adquisiciones psíquicas, intelectuales o sociales.

La incidencia formativa-educativa podremos concretarla en cinco sustancias. Quien actúe, asista
o experimente, de la misma forma sentirá satisfecha su inquietud por lo divertido o entretenido
de la propuesta.
Las sustancias son éstas:

- Expresión: la extroversión de los sentimientos, a través de la palabra, del canto, del movimiento, de la danza, de la habilidad manual, etc.

- Interaccián social: coparticipación, unos y otros en busca de juegos propuestos inmediatos o mediatos; dependencia mutua.

- Creatividad: producción individual o compartida, en la cual el sentir se observa en acción o cosa

- Autodescubrimiento: hallar por si mismo las potencialidades ignoradas, satisfación de descubrir que es capaz de algo que creía muy lejos de sus posibilidades.

- Captación de nuevos conocimientos: acrecentamiento de los bienes culturales a través de observación, visualización e información.

Entoces es muy importante que, en su propuesta de actividades recreatvas, el educador estudie previamente la posibilidad de que la tarea que propondrá permita el ejercicio de algunas de estas pautas.
Convencidos de esta necesidad, observemos ahora la esencia de nuestra función: recreación es manifestación espontánea y placentera. ¡Nadie recrea a nadie! Todos nos recreamos. Niños, jóvenes y adultos se recrean. Una misma propuesta y un mismo espectáculo generan en sus participantes o espectadores actitudes receptivas, incorporaciones o vivencias totalmente diferentes en cuanto a calidad e intensidad. Por ello nos corresponde generar los impulsos necesarios para que todos y cada uno de nuesttos discípulos hallen en la sugerencia o propuesta presentada, una incentivación atrayente, logrando que todos se recreen, y que el grado individual de esa captación apunte a lo más alto.
No tenemos duda de que para todo esto se necesita superar aquella dificultad inicial ya mencionada: quien acepte nuestra propuesta tendrá que hacerlo porque quiere, no porque se lo ordenan ¡Sería realmente ridículo pensar en alguien que obligue a otro a recrearse! Quien se recrea lo hace siguiendo los dictados de su propio interés Pero, lamentablemente, es cada vez más dificil hallar las motivaciones, o el ánimo neecesario, o las condiciones ambientales favorables y pacíficas y/o ¿por qué no? ¡la solidez necesaria como para no sentirse inhibido! Es ahi donde el sutil estímulo del buen líder, promotor, maestro o guía se transforma en una poderosa fuente generatriz. Con una Planificación lógicamente fundada en la coherencia de los intereses propios de cada edad se podrán procesar de tal manera las inquietudes que todos, o casi todos sientan el deseo de actuar en la propuesta ¡DEL MISMO MODO QUE SI SE TRATASE DE UNA INICIATIVA PROPIA!

Para ello, el orientador debe adoptar una actitud (la actitud Positiva ya descripta) que podríamos
expresar en las sugerencias que detallaremos a continuación en forma de "cualidades" o "normas":

- Sea siempre amable; la cortesía y la amabilidad son "lubricantes" de la convivencia.

- invite; no "mande".

- Respete la personalidad de todos y cada uno, cualquiera fuere su edad. Recuerde que cada uno es un "yo" diferente, con sus propias angustias, alegrías y dificultades. ¡Sea indulgente!

- Mire a todos a los ojos.

- Anime permanentemente a sus discipulos ¡Aliéntelos!

- Tenga gestos de simpatia y afecto para cada uno toda la vez que pueda, ¡no olvide ni margine a nadie!

- ¡No parcialice su afecto!

- Destaque siempre los buenos ejemplos

- Sea USTED mismo un buen ejemplo en su puntualidad, en su sentido del humor, en su equidad, en su vocación de servicio, en su amabilidad, en su pulcritud. en su sobriedad y en su equilibrio emocional

- Converse mucho con sus discipulos

- Hable siempre en primera persona del plural ("vamos" a cantar, "vamos" a jugar, "nos estamos" equivocando... etc.)

Además de esto, recuerde:

- Que de su RESPONSABILIDAD y de su ENTUSIASMO ¡va a depender la felicidad de todos!

- Que no existen niños, jóvenes ni discípulos "malos" ni grupos desordenados ni indisciplinados: habemos orientadores ineptos que por error en la selección de propuestas o procedimientos creamos el clima propicio para aquella indisciplina, producto de un encauzamiento negativo de aquella POTENCIA CREADORA LATENTE DE NIÑOS Y JÓVENES QUE NUNCA SE DETIENE.

- Que quien participa en la acción recreativa halla casi siempre mucho de aquello que no tiene en su vida rutinaria y que, evidentemente, le gusta: espacios para saltar o moverse, elementos de juego, amigos o compañeros de su misma edad e intereses similares, inexistencia de obligaciones...; entonces ¡aproveche y benefícielos!

- Que su obligación es cooperar para un mundo mejor. Y para que todos se acerquen a esto, usted debe "esparcir" felicidad. ¡Y para esto usted debe ser feliz! Todos tenemos dificultades y problemas Los suyos no son mayores ni menores que los de nadie. Déles el lugar y el momento que les corresponde que ¡no es, precisamente, el encuentro recreativo! ¡Sus discípulos están muy necesitados de alegría y no son culpables de los problemas que usted tiene!

- Que si usted NO QUIERE a su tarea (y esto lo notará cuando sienta que la actividad le molesta, que sus discípulos son una carga y que si estuvieran ausentes sería mejor...) ¡lo más sensato es dejarla! De lo contrario ¡usted estará haciendo algo muy malo para si y, muy especialmente, para sus inocentes víctimas!

Al margen de lo expresado no dudamos que las posibilidades operativas en el campo de la recreación cambian sustancialinente según sea la personalidad de cada maestro. Muchas veces, los fracasos son producto de una falta de adecuación del líder a lo que su posibilidad o su condición personal alcanza. No es pecado alguno reconocerse imposibilitado de encarar determinados enfoques recreativos especiales, para los que se requiere una personalidad muy particular El mundo de la recreación presenta una larga escala para que cada uno de los maestros, profesores, líderes y promotores pueda escoger el peldaño a su alcance. a saber:

1) Crear condiciones: presentar material recreativo, preparar el terreno, provisión de elementos útiles, dar como obsequio (ejemplo, en cumpleaños de los niños) cosas incentivadoras (colección de sellos postales, etc...)

2) Motivar, promover, sugerir: acción indirecta, la sugerencia o invitación a personas o grupos -equipos deportivos, grupos escolares, grupos de colonia de vacaciones o Campamentos - pueden ser base de una acción de interés que. de otra manera no surgiría

3) Instruir, capacitar: preparar a uno o mas -en los cuales hallemos capacidad de liderazgo- para que ellos sean los puntales de actividades de interés general

4) Organizar: producir directamente la esquematización y el desarrollo operativo de actividades, teniendo el personal especializado en los diferentes ámbitos para la conducción específica

5) Conducir, dirigir, liderar: tarea directa frente a grupos, requiere capacidad, actitud especial y mucha experiencia

6) Evaluar, corregir, mejorar: Procurar permanentemente, basándose en análisis de los resultados, la jerarquización de las planificaciones propuestas, contemplando una constante superación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario y colabora con el desarrollo del blog.